Cátering sin gluten?







Cátering sin gluten?

En esta ocasión hablaremos de la posibilidad de llevar una dieta sin gluten. Veremos cómo podemos adaptar nuestras posibilidades a diferentes recursos gastronómicos externos, como en nuestro caso: el cátering.

Según algunos estudios datados de 2016, entre un 1 y un 2% de la población española es celíaca, y está considerada una enfermedad infradiagnosticada. ¿Qué quiere decir esto?, que entre un 80 y un 85% no han sido diagnosticados todavía. Aunque hace unos años ser celíaco podía ser un sinvivir a causa de la carencia en el mercado gastronómico de productos sin gluten, aparte de su elevado coste, en la actualidad se ha producido un cambio positivo que nos permite encontrar una extensa variedad y a precios algo más moderados.

Ahora os explicamos más a fondo.

Según la RAE, la enfermedad celíaca es un “tipo de malabsorción debida a la intolerancia al gluten”, es decir, la comida que lleva gluten nos sienta mal. Cuando no sabemos si somos celíacos o no, podemos encontrarnos con el problema de cara, pero si estamos diagnosticados, no tendremos problemas en encontrar propuestas alimenticias que se adecúen a nuestra dieta.

Y qué es el gluten?, pues según la Wikipedia, “es un conjunto de proteínas de pequeño tamaño, contenidas exclusivamente en la harina de los cereales de secano, en el trigo, la cebada, el centeno y la avena, o cualquiera de sus variedades e híbridos.”
Visto así, parece algo grave encontrarse con esta situación y pensar que no podemos ingerir ningún alimento que contenga alguno de los ingredientes mencionados justo arriba. Pero actualmente, a pesar de que las dietas sin gluten vayan directamente dirigidas a personas celíacas, existen personas que llevan dietas sin gluten asegurando que al no ingerir gluten (conjunto de proteínas,…, de bajo valor nutricional y biológico) han mejorado su calidad de vida o capacidades cognitivas. Sin embargo, no hay estudios que respalden la idea de que llevar una dieta saludable sin gluten nos mejore la calidad de vida, no obstante, tendremos en cuenta estas afirmaciones por si en el futuro nos apetece darle una oportunidad.

La conclusión que sacamos es que afortunadamente, hoy en día podemos vivir sin problema alguno y llevar con facilidad una dieta sin gluten e incluso encontrar propuestas en restaurantes, cáterings, u otros establecimientos que se dediquen a la restauración/alimentación.

En nuestra cocina trabajamos cada día para que en nuestras propuestas puedas encontrar un menú que se adapte a vosotros.